Aius, hijo de Cinzia

“—Lo que has hecho aquí no tiene perdón. Un asesino como tu debe ser borrado de este mundo.
Estaba atrapado, nada podía hacer y aun así no sentía furia alguna, ni siquiera sentía deseos de ofrecer resistencia. La culpa, de inmenso peso, le quitaba toda capacidad de actuar. Lo habían engañado y debía pagar por lo que había hecho, debía pagar por no aprender a controlar su sangre.”

Capítulo 2: Aius – Desolación, Aleación.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *